División de la cosa común

No es posible dividir un piso por la mitad, o al menos, en la mayoría de los casos, por eso, cuando un bien es «indivisible» y además es de varios, hay que dar una solución a quien quiere salir de la comunidad.

Es muy frecuente en las herencias, en los matrimonios disueltos y en las inversiones.

Los «comuneros» disponen de la acción de división de la cosa común para salir de esa comunidad.

Puede hacerse mediante un acuerdo que se «sella» en un notario mediante la figura de la extinción de condominio.

Pero para los casos conflictivos, habrá que acudir a un juzgado, donde en muchos casos, suele acabar en subasta pública.