Toda persona que sea enjuiciada en España por un tribunal penal tiene derecho a un proceso sin dilaciones indebidas.

Así lo establece el artículo 24.2 de la Constitución Española.

Es un derecho fundamental que toda persona deba ser oida en juicio en un tiempo razonable.

La pregunta es ¿qué es un tiempo razonable para un juzgado?

El tribunal constitucional dice que a partir de un retraso de 8 años se producen dilaciones indebidas.

Pero además, también dice que se debe producir un perjuicio al investigado.

¿Es justo tener que esperar 8 años para que se celebre un juicio?

¿Quién se va a acordar de lo que pasó hace tanto tiempo? ¿Qué credibilidad tienen los testigos?

Por tanto, cabrá esperar por parte de su letrado que se aplique la circustancia atenuante de las dilaciones indebidas cuando la causa sufra un retraso considerable.